Employer branding, la clave del éxito corporativo

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Diciembre 2019
Employer branding, la clave del éxito corporativo
Por
Ana Gómez. Directora de Recursos Humanos. Pfizer.

En los últimos años, el concepto de Employer branding se ha convertido en una de las tendencias más seguidas en Recursos Humanos a nivel mundial. Mostrar el valor de las empresas, más allá de su volumen económico o su magnitud internacional, y dirigir ese contenido a empleados y a candidatos, es uno de los retos corporativos más extendidos en la actualidad.


A través de esta estrategia, las empresas tratan de construir la mejor propuesta de valor posible a todos los niveles, promoviendo una imagen de cultura de compañía atractiva y sostenible en el tiempo, que posicione la organización, el talento y el trabajo en equipo como pilar estratégico para su actividad.

Sin embargo, aterrizar este concepto y crear un plan de ejecución e implementación a nivel local no es un proceso sencillo. La imagen de la compañía acompaña a una persona desde el primer contacto como candidato, por lo que la base de la estrategia de Employer branding debe ser sólida y permitir a todos los empleados identificarse con la misión y los valores de la organización.

Una estrategia de marca corporativa 360º
La apuesta de las empresas por implantar una estrategia de Employer branding comienza en los departamentos de Recursos Humanos que trabajan en cinco ámbitos clave: compensación, beneficios, carrera profesional, entorno laboral, y cultura corporativa.

Y, además, dentro de estas áreas es esencial que equipos multidisciplinares estén involucrados en la generación de contenido y activación de tácticas internas y externas, de manera que el concepto de imagen de compañía implique un trabajo colaborativo. En este sentido, los equipos de Comunicación y Marketing juegan un papel clave en la generación de contenidos eficaces y en la coordinación e integración de todos los puntos de vista en un mensaje común.

A largo plazo, se ha observado que, en el ámbito interno, los esfuerzos de la compañía por incorporar el mensaje de “marca empleadora” dentro de la cultura corporativa, activa una retroalimentación continua. Así, los equipos suelen dirigir a la empresa a resultados cada vez mejores. En concreto, los beneficios de llevar a cabo una estrategia de Employer branding integral varían y pueden ser tan visibles como la reducción de los índices de rotación y absentismo, o más abstractos como la actuación de empleados como embajadores de la empresa o el fortalecimiento del sentimiento de pertenencia.

De manera externa, la atracción de talento se convierte en una constante gracias a la propuesta de valor de la estrategia de Employer branding. Los cambios más comunes se hacen patentes a través de la reducción de costes y tiempo, en tareas como la captación de talento, la selección de candidatos y la retención de equipos.

Por último, según diferentes estudios, una estrategia integral de Employer branding suele conducir a las empresas a mejores resultados en sus balances anuales frente a aquéllas que no llevan a cabo iniciativas que pongan en alza su valor como empleador.

En conclusión, las grandes compañías como Pfizer, no podemos dejar de promover el talento, tanto el que ya tenemos como el que está fuera, ya que es la base de nuestro éxito como organización. Los resultados, las iniciativas, y las actividades de cada empresa son el fruto de la unión de equipos comprometidos con la visión corporativa. Por ello, es esencial que la estrategia de Employer branding se convierta en un pilar básico en todas las organizaciones, a través de la cual se pueda articular un crecimiento sostenible y una cultura corporativa atractiva.