Bristol Myers Squibb presenta en Argentina una terapia innovadora para pacientes con esclerosis múltiple

Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
02 Jun. 2022
Bristol Myers Squibb presenta en Argentina una terapia innovadora para pacientes con esclerosis múltiple

Se trata de un medicamento que ayuda a preservar la función física y cognitiva de pacientes con esta enfermedad.

La esclerosis múltiple (EM) es una afección neurológica que afecta el cerebro y la médula espinal (el sistema nervioso central), los cuales controlan todas las funciones corporales. Esta afección daña la vaina que protege los nervios (llamada mielina). La mielina aísla los nervios y actúa como el revestimiento de un cable eléctrico. La pérdida de mielina genera una alteración de la capacidad de los nervios para conducir los impulsos eléctricos hacia y desde el cerebro. Esto provoca una serie de síntomas de EM, como visión borrosa, debilidad en los miembros, sensación de hormigueo, mareos y fatiga.

Esta patología autoinmune suele ser diagnosticada entre los 18 y los 35 años de edad, y afecta mayormente a mujeres (3 veces más que en hombres). Los datos muestran que el número de personas con EM en todo el mundo ha aumentado de 2,3 millones en 2013 a 2,8 millones en 2020.

Los síntomas varían mucho según la persona. En algunas, la EM se caracteriza por períodos de recaída y remisión, mientras que en otras manifiesta un patrón progresivo. La esclerosis múltiple hace que la vida sea impredecible. Es una afección permanente común y, en muchos países, es la principal causa de discapacidad neurológica no traumática en adultos jóvenes. Algunas personas pueden no presentar síntomas durante gran parte de sus vidas, mientras que otras pueden tener graves síntomas crónicos que nunca desaparecen.

El diagnóstico temprano es fundamental para administrar una respuesta rápida con tratamientos modificadores de la enfermedad capaces de minimizar las recaídas y reducir la discapacidad futura, ya que permite hacer cambios en el estilo de vida que ayudan a manejar la enfermedad y mejorar la calidad de vida.

La EM puede presentarse o evolucionar de distintas formas clínicas:

● Síndrome Desmielinizante Aislado con o sin actividad (SDA): es el primer episodio clínico identificado y puede ser mono o polisintomático.

● Forma Remitente-Recurrente con o sin actividad (EMRR): es el tipo más frecuente y afecta a más del 80% de las personas con EM. En las fases iniciales puede no haber síntomas, a veces incluso durante varios años. Sin embargo, las lesiones inflamatorias en el SNC ya se están produciendo, aunque no lleguen a dar lugar a síntomas. Los brotes son imprevisibles y pueden aparecersíntomas en cualquier momento (nuevos o ya conocidos) que duran algunos días o semanas y luego, desaparecen de nuevo. Entre los brotes o recaídas no parece haber progresión de la EM.

● Forma Progresiva Secundaria con o sin actividad (EMSP): cuando el grado de discapacidad persiste y/o empeora entre brotes, se considera que estamos ante una EM de tipo secundaria progresiva. Puede aparecer después de una fase recurrente-remitente del proceso y se considera una forma avanzada de la EM. Entre un 30 y un 50% de los pacientes que sufren inicialmente la forma recurrente-remitente, desarrollan la forma secundaria progresiva. Esto se da tras un período de tiempo, que depende de la edad de inicio, y que suele ocurrir entre los 35 y los 45 años. La EMSP se caracteriza por una progresión continua con o sin brotes ocasionales, remisiones poco importantes y fases de estabilidad.

● Forma Progresiva Primaria con o sin actividad (EMPP): Es menos frecuente y sólo afecta al 10% de todos los pacientes con EM. Se caracteriza por la ausencia de brotes definidos, pero hay un comienzo lento y un empeoramiento constante de los síntomas, sin un periodo intermedio de remisión. No hay recaídas, ni periodos de remisión, sólo fases de estabilidad ocasionales y mejorías pasajeras poco importantes. Al menos el 50 % de los que tienen esclerosis múltiple remitente-recurrente (EMRR) desarrollan finalmente una progresión constante de los síntomas, con o sin períodos de remisión, en un plazo de 10 a 20 años a partir de la aparición de laenfermedad. Esta segunda fase de la enfermedad se la conoce como esclerosis múltiple secundaria progresiva (EMSP).

El nuevo tratamiento presentado por Bristol Myers Squibb es para pacientes adultos con esclerosis múltiple remitente-recurrente (EMRR) con enfermedad activa. Al inhibir una molécula llamada S1P, provoca que los glóbulos blancos no salgan de los ganglios linfáticos y ataquen el sistema nervioso. Es un medicamento oral que se toma una vez al día.

Esta nueva terapia innovadora tiene como objetivo preservar su función física y cognitiva. Gracias al tratamiento y a los avances en la investigación, las personas con Esclerosis Múltiple pueden mantener una buena calidad de vida, continuar con su vida y desarrollar sus tareas.


https://www.bms.com.mx

Productos