Chile realiza el primer estudio mundial sobre el uso de dosis de refuerzo en vacunas inactivadas

Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
13 Oct. 2021
Chile realiza el primer estudio mundial sobre el uso de dosis de refuerzo en vacunas inactivadas

El estudio realizado por el Ministerio de Salud es el primero a nivel mundial en reportar resultados en el uso de dosis de refuerzo, con distintas vacunas, en personas que tienen un esquema primario de inmunización contra COVID-19 con virus.

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, encabezó la presentación del primer estudio a nivel mundial sobre el uso de dosis de refuerzo en vacunas inactivadas. “El estudio nos entrega una muy buena noticia porque significa que los chilenos y chilenas estamos mejor protegidos frente a la pandemia y demuestra, además, que Chile tomó una buena decisión cuando a comienzos de agosto fuimos uno de los primeros países en el mundo en iniciar esta vacunación masiva de refuerzo”, dijo el Mandatario. La entrega de los resultados se realizó en el Palacio de La Moneda y el Presidente estuvo acompañado por el Ministro de Salud, Enrique Paris, la Subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, y el Dr. Rafael Araos.

Este estudio -el primero en el mundo en reportar resultados en el uso de dosis de refuerzo, con distintas vacunas, en personas que tienen un esquema primario de inmunización contra COVID-19 con virus inactivado- liderado por los doctores Rafael Araos y Alejandro Jara, asesores de la Subsecretaría de Salud Pública, incluyó a 4.785.749 personas inmunizadas con CoronaVac de las cuales 2.017.878 recibieron una dosis de refuerzo. En detalle 1.506.154, recibieron AstraZeneca; 371.592, Pfizer-BioNTech, y 140.132 CoronaVac. Todos afiliados a FONASA, mayores de 16 años, sin historia de infección por SARS-CoV-2 (confirmado o COVID-19 probable) y que recibieron CoronaVac como esquema primario de inmunización.

Este análisis poblacional del Ministerio de Salud siguió el mismo diseño y métodos que los realizados anteriormente, es decir, compara los resultados de efectividad para prevenir COVID-19 y hospitalizaciones entre personas que recibieron alguna dosis de refuerzo contra las que no se han vacunado. Es importante mencionar que estos resultados no son comparables entre vacunas, ya que las poblaciones vacunadas difieren significativamente entre ellas, si bien, todos los esquemas fueron exitosos.

La principal conclusión de la investigación arroja que todas las vacunas usadas como dosis de refuerzo logran aumentar notablemente los niveles de efectividad para prevenir COVID-19 sintomático. En el caso de CoronaVac, superó largamente las estimaciones con dos dosis, aumentando su efectividad desde 56% a 80.2%. En el caso de Pfizer-BioNTech se eleva de 56% a 90%, y con AstraZeneca, aumenta de 56% a 93%.

Respecto a la prevención de hospitalización, la efectividad de la vacuna de refuerzo CoronaVac sube de 84% a 88%, con Pfizer-BioNTech aumenta de 84% a 87%, y AstraZeneca crece de 84% a 96.3%.

Los datos de este estudio revelan que la decisión del uso de una dosis de refuerzo es correcta y acertada para la prevención de COVID-19 en el país. Los resultados son robustos y sugieren que el efecto de la dosis de refuerzo, con cualquier vacuna, son altamente efectivos en prevenir COVID-19 y hospitalizaciones”, señaló el doctor Rafael Araos.

Por su parte, la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, señaló que “estos antecedentes nos permiten concluir que la decisión de administrar esta vacuna adicional al esquema fue adecuada y eficiente, ya que nos ha permitido extender en el tiempo los anticuerpos y alargar la protección en la población más vulnerable a enfermar de COVID-19 y presentar sintomatología grave, que son nuestros adultos mayores y los enfermos crónicos”.

El ministro de Salud, Enrique Paris, resaltó las tempranas negociaciones del Gobierno chileno para acceder a vacunas de diferentes laboratorios y destacó la relevancia de este tipo de estudios que permiten contar con evidencia respecto de los beneficios de la campaña de vacunación. “La importancia de estos estudios realizados en Chile radica en poder contar con información local acerca de la efectividad de las vacunas para apoyar la toma de decisiones, y gracias al amplio número de personas vacunadas y a la disponibilidad de fuentes de información que tiene el país y también a nuestro registro nacional de inmunizaciones, pudimos realizar cruce de datos y análisis avanzados acerca del rendimiento de las vacunas aplicadas en Chile a nuestros conciudadanos”, recalcó.

Es importante recordar que el Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI) del Ministerio de Salud determinó, hace dos meses, el uso de la vacuna AstraZeneca como dosis de refuerzo para las personas mayores de 55 años que habían completado su esquema de vacunación con CoronaVac.

Chile inició la vacunación con dosis de refuerzo, el pasado 11 de agosto, sobre la evidencia que los anticuerpos neutralizantes contra SARS-CoV-2 inducidos por las vacunas disminuyen con el paso del tiempo, lo que podría disminuir su efectividad contra COVID-19.


Mercado