Compartir datos en el sector de salud no puede esperar a otra pandemia

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Abril 2022
Compartir datos en el sector de salud no puede esperar a otra pandemia
Por
Bruno Toldo. Chief Medical Information Officer. Infor Latam.

El intercambio de informaciones administrativas y de cuidados puede mejorar la gestión del tratamiento médico.


Los nuevos casos COVID-19 parecen haberse estancado en nuestra región, pero nuevamente observamos un aumento de los casos en otras geografías como en China en este momento. En el caso que esto nuevamente ocurra localmente pueden surgir restricciones en la oferta de insumos, y de los tests RT-PCR y de antígenos. Esta no es la primera vez que el sector de salud, gobierno y población precisan lidiar con este tipo de problema. Al comienzo de la pandemia, en 2020, faltaron respiradores, equipos de protección individual (EPI) y medicamentos como calmantes esenciales para el cuidado de los pacientes con respiración mecánica y en los comienzos del 2021 hasta hubo falta de oxígeno.

La necesidad de lograr reportes sobre la cantidad de insumos para informar a las autoridades, genera más trabajo y presión a los equipos administrativos y operativos, que precisan lidiar con el aumento de casos entre los proprios colaboradores que trabajan en la pandemia y como resultado la escasez de personal. Este escenario muestra la importancia de que las instituciones de salud pública y privada cuenten con un sistema capaz de brindar e integrar datos de los registros médicos y del planeamiento de recursos empresariales con el objetivo de evitar la sobrecarga de trabajo y de los errores causados por la entrada duplicada de datos.

Los sistemas capaces de interoperar datos pueden determinar automáticamente el agotamiento de suministros con base en la documentación clínica. Además de eso, la utilización de suministros puede preverse considerando procedimientos agendados e internaciones hospitalarias, lo que permite un planeamiento y pedidos proactivos, acciones esenciales no sólo durante la pandemia, sino también post pandemia para evitar desperdicios y la escasez de elementos.

Transparencia en los valores
La interoperabilidad de datos financieros con informaciones de recursos humanos y sistemas clínicos ayuda a determinar el costo exacto de la prestación de los servicios para pacientes o de otras líneas de servicio específicas, el costo está basado según la actividad. Actualmente, muchos hospitales cuentan con dificultad para determinar sus costos reales porque estos generalmente están evaluados por los diferentes centros de costo y no por el servicio prestado.

Ya existe un sistema de costos basado en el performance, que tiene como foco todo el recorrido de salud del paciente, la calidad de la atención prestada y el desempeño clínico. Esto aumenta la importancia de la transparencia de precios y los gestores precisan entender cuáles son sus costos comparados con el estándar del sector, lo que también ayuda a identificar desperdicios, puntos de mejoría y optimizar la cadena de suministro. Además de eso, la reducción de costos y la eliminación de los desperdicios mejoran la atención a los pacientes y los resultados de la institución que presta el servicio. Estos beneficios son aún mayores durante una pandemia, cuando muchos procedimientos precisan adelantarse y los recursos asignados para el tratamiento de pacientes en casos de urgencia.

Mejorar la interoperabilidad de los datos también ayuda a las organizaciones del sector de salud a modernizar las interacciones con los pacientes y la adopción de una estrategia digital, que requiere varias integraciones personalizadas para permitir un mayor compromiso con el paciente.

Esta es una de las funcionalidades más importantes de la estrategia “Digital Front Door” la agenda online, lo que requiere de un sistema para los procedimientos del agendamiento de las consultas, que también posibilita la grabación, transcripción de las interacciones, registro de estudios y exámenes así como de cuidados suplementarios como fisioterapia, vacunación además de la integración de documentación clínica y financiera, sin aumentar la carga laboral de los gestores, equipo administrativo y de tecnología.

Por ahora la interoperabilidad de datos en el sector de salud es un proceso en pleno desarrollo en la región. En los últimos años el HL7 FHIR (Fast Healthcare Interoperability Resource), que es el patrón de interoperabilidad internacional más adecuado para el intercambio de datos basado en la web que utiliza APIs y análisis de datos ha ganado espacio entre los desarrolladores de sistemas para el área de salud. Este patrón permite el desarrollo de muchas innovaciones con altos niveles de protección y seguridad de datos, como, por ejemplo, aplicativos que permiten la agenda de consultas sin que el paciente precise hacer una llamada, lo que también disminuye la carga de trabajo de los profesionales del área administrativa.

Fue necesaria una pandemia para reforzar globalmente la importancia estratégica de la interoperabilidad para conectar datos clínicos y administrativo-financieros con el objetivo de evitar la duplicación de datos, ayudar a prevenir la escasez de suministros, promover el cálculo preciso de costos y la atención de los pacientes con una estrategia interactiva de acceso digital.

A pesar de que todavía la mayoría de las transacciones en la región ocurren en distintos sistemas que necesitan de una herramienta capaz de actuar como puente entre el viejo patrón y el nuevo, ejecutando una “traducción” en tiempo real, estas herramientas ya están disponibles y permiten estar preparados antes de que llegue una nueva ola de COVID 19 o de alguna otra enfermedad que afecte la atención de las personas, sobrecargue a los profesionales y administrativos del sector de salud.