El reto de educar y desarrollar a los profesionales de la salud en la era digital

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Abril 2022
El reto de educar y desarrollar a los profesionales de la salud en la era digital
Por
Julia Botija Vidal. Senior Project Manager. Medical Joyworks.

La actividad cambiante y el ritmo frenético al que nuestros profesionales de la salud se enfrentan a diario, hace que nos planteemos un nuevo método en su formación. La digitalización tiene un papel clave en su transformación.


¿Está la formación tecnológica debidamente introducida en el sector médico?

Muchos estudios apuntan a que el sector de la salud no está todavía desarrollado al 100% en este ámbito, y que son todavía muchas las reticencias que algunos muestran al respecto.

Lo que sí parece cierto es que las compañías del sector sanitario, las empresas farmacéuticas y los sistemas hospitalarios, están ofreciendo mejores experiencias a los pacientes utilizando tecnologías digitales. Si esto es así, ¿por qué entonces existe tanta resistencia a la formación online?

A diferencia de otras profesiones, la salud es fundamental, evolutiva y cambiante casi a diario. Lo hemos podido comprobar con la actual pandemia. Durante un tiempo, el mundo se paralizó y el único vínculo con el exterior eran los pocos minutos de agradecimiento a nuestros sanitarios y todos aquellos profesionales que con esfuerzo y coraje nos demostraban la forma de luchar.

Sin embargo, al principio, no tenían ni conocimientos, ni medios para hacerlo. Estos profesionales han tenido que formarse al mismo tiempo que intentaban salvar vidas.

La COVID19 nos ha hecho reflexionar sobre muchas cosas y nos ha ofrecido la oportunidad de modernizar la educación. Además, nos ha demostrado que la continua formación no sólo es fundamental sino necesaria, pero requiere mucho tiempo, y el profesional sanitario está más ocupado y saturado que nunca. Por eso es necesario adaptar y aprovechar las nuevas herramientas que nos brinda el mundo digital.

Gracias a la tecnología de hoy día, cualquier persona, no sólo un colectivo sanitario en concreto puede, formarse desde cualquier lugar y/o dispositivo, en un tiempo inferior al habitual, y de forma sencilla y amena. Las plataformas de contenido médico que ofrecen módulos de aprendizaje de gamificación, como Medical Joyworks, consiguen motivar a los participantes y, sobre todo, facilitar y agilizar el aprendizaje.

Más importante aún es que los profesionales sanitarios requieren momentos y ofertas formativas distintas, así como poder aprender siguiendo el escrutinio riguroso de la evidencia. Es decir, la formación médica debe incluir soluciones digitales nuevas, pero siempre desde el rigor científico. Las fuentes han de ser seguras, y los casos han de ser tratados por expertos en el sector y de forma independiente. También es necesario permitir el intercambio de posiciones y todo esto debe hacerse de forma sencilla, pero con toda la calidad y exactitud que la medicina requiere.

Esta forma de adquirir conocimientos—quizá algo menos formal—a diferencia de lo que alguna gente podría pensar, no es equivalente a una formación inexacta o incompleta. Es todo lo contrario, puesto que se basa en casos prácticos que nos permite afianzar conocimientos de una manera mucho más rápida, asequible y efectiva. Es una nueva manera de formación, adaptada a los nuevos tiempos digitales. Nos permite obtener y reforzar los conocimientos de un modo más interactivo y sencillo y, además, es una herramienta muy útil para aquellos profesionales que en un momento dado quieren realizar cualquier tipo de consulta o resolver algún tipo de duda de un modo inmediato y autodidacta.

La formación por medio de módulos de aprendizaje de gamificación consigue atrapar al profesional y está pensada para optimizar el tiempo del usuario, ese del que en estos tiempos carece. Quien lleva a cabo esta experiencia médica, puede conseguir los siguientes objetivos: poner a prueba los conocimientos y capacidades de decisión, las capacidades diagnósticas iniciales, saber por qué se toman las decisiones clínicas, averiguar, así como interactuar o poner a prueba el propio conocimiento ante preguntas múltiples de un caso, o simplemente hacer un repaso rápido de hechos concisos, respaldados por citas, libros, etcétera. 

El reto de una educación sanitaria digital puede ser riguroso, ágil, sencillo, y hasta divertido. Sólo hay que creer en que las cosas se pueden transformar y se pueden hacer de una forma diferente.