¿Qué innovaciones tecnológicas serán clave en la industria farmacéutica en 2021?

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Abril 2021
¿Qué innovaciones tecnológicas serán clave en la industria farmacéutica en 2021?
Por
Roger Lapeña. Director. Enzyme Advising Group.

Hablar de transformación digital en la industria farmacéutica asusta a los que temen los cambios organizativos y motiva a los que se atreven a aceptar este desafío para seguir mejorando. Hay que reconocer que se abren nuevas posibilidades constantemente porque la tecnología no espera a nadie y sigue evolucionando con rapidez. Desde la dirección de las compañías se ha de elegir el mejor camino y no es una decisión fácil cuando se tiene la sensación de que la inversión requerida es grande y el retorno dudoso.


El reto no es saber si dar el paso hacia las tecnologías que permitirán a la organización innovar y optimizar procesos, sino hacer este cambio cultural a tiempo para no quedarse atrás. Es imprescindible conocer las apuestas que se hacen en el sector farmacéutico para ser más eficientes y así poder valorar cuanto antes cómo de conveniente es su adopción.

La velocidad de la innovación
Las tendencias que se pronosticaban para 2020 se vieron trastocadas por la nueva realidad que nos ha dejado la pandemia: algunas perdieron importancia y otras se aceleraron, pasando a ser, no un deseo si no una prioridad para salvar el negocio.

Se demostró que las empresas preparadas digitalmente son más fuertes. Las otras no tuvieron más remedio que empezar a transformarse para sobrevivir. Todas, eso sí, tratando de dedicar solo los recursos y tiempo disponibles, buscando una implementación sólida que soportase todo el proceso desde el principio para no errar el tiro.

Mejorar la eficiencia ha sido el desencadenante tradicional de la transformación en las organizaciones, pero ahora se le ha sumado la necesidad de ser flexibles en un entorno de incertidumbre creciente. Optar por una estrategia modular permite ahorrar costes porque permite probar e iterar diferentes iniciativas para adaptarse a los cada vez más cambiantes hábitos de consumo, mayoritariamente online.

La pandemia lo ha cambiado todo, ha aflorado la vertiente más digital de los negocios y ha convertido la innovación en la forma de hacerle frente. Las organizaciones farmacéuticas han de ponerse en marcha cuanto antes para identificar los huecos que deja la inacción o la lenta respuesta de los competidores. Por un lado, las inversiones han de ser de bajo coste para probar sin riesgo las alternativas que se adaptan a cada nuevo escenario y, por otro, la digitalización ha de producirse con varias iniciativas en paralelo, alineadas con objetivos comunes y con foco en el cliente y los cambios.

La personalización es ahora aún más clave para garantizar una mejor atención y marcar la diferencia respecto a la competencia. Separa a los que aprovechan sin más el momento y de los que se preocupan realmente de hacer un completo seguimiento de toda la cadena de valor.

Apuestas transformadoras en el sector farmacéutico
La tecnología forma históricamente parte de este sector y las empresas líderes la aprovechan continuamente para destacar y mantenerse como tales. El sector farma es un sector muy amplio, con subsectores diferenciados. Aun así, la innovación está al alcance de la mano de cualquier organización, del tipo y del tamaño que sea.

Hay numerosos ejemplos de tecnología aplicada a los diferentes nichos del sector farma. Algunos ejemplos son conocidos públicamente y considerados referentes en el mercado:

Mediante la app HIPRAlink® Vaccination se puede planificar la vacunación, hacer la trazabilidad inviolable de los datos registrados y analizar las dosis administradas. Además, HIPRA innova continuamente, por ejemplo, incorporando tecnología RFID en el etiquetado de una vacuna inteligente para avicultura y porcino, dispensada mediante dispositivos sin aguja, desarrollados internamente con funcionalidades IOT, para garantizar precisión y eficiencia en el proceso.

Destaca también una innovación como la del protocolo Ámbar de Grifols para la reducción progresiva del Alzheimer. La iniciativa se fundamenta en los cimientos de la empresa a través del Comité de Digitalización, claro ejemplo de como liderar la innovación en una organización promocionando la cultura digital desde el interior.

Otra referencia de innovación es Roche, demostrando su creencia en la innovación colaborando con otras empresas para mejorar los diagnósticos, pero también apostando por el contenido de calidad. Desde Roche+ exponen los últimos avances a los que han de liderar el cambio en el sector. En el portal Healthcare Transformers de Roche Diagnostics ofrecen información que ayuda a profesionales de la salud que están preocupados por cómo la transformación digital puede afectar a los pacientes.

Por supuesto hay muchos más casos de realidad aumentada y virtual para mejorar la rehabilitación, telemedicina para atender a pacientes, big data para desarrollar estrategias de predicción y detección precoz, apps que ayudan a los pacientes a mantenerse saludables, impresión 3D de tejidos y órganos, desarrollo de nuevos medicamentos con técnicas de bioinformática… Incontables formas de demostrar cómo aplicar la innovación en beneficio del cliente y del paciente.

Tres innovaciones para optimizar y ser más eficientes como empresas farmacéuticas 4.0
Aplicar las tecnologías a la industria nos permite hablar de empresa farmacéutica 4.0, es decir, de aquella que utiliza la digitalización para mejorar la productividad. Esto incide directamente en la automatización de procesos tanto como en la fabricación. La seguridad y el ahorro de recursos es una prioridad a la vez que un beneficio porque se puede hacer seguimiento en tiempo real de toda la cadena de valor y detectar dónde optimizar para ser más eficientes.

La omnicanalidad integral es la respuesta a la necesidad de acceder ágilmente a la información residente fuera de los silos departamentales tradicionales y así poder ofrecer una mejor atención al cliente en los diferentes procesos corporativos y niveles de comunicación, tanto internos en la organización como externos con proveedores, usuarios y clientes.

Blockchain para la trazabilidad de la información
Garantizar la seguridad de la información es fundamental, pero hay muchos perfiles y muy variados que pueden acceder a ella, por ejemplo, para añadir resultados de pruebas, diagnósticos o seguimientos de consumos. Por eso se necesita toda solución permita diferentes niveles de acceso, pero que además sea un escudo efectivo que evite intrusiones y filtrados de datos.

El uso de blockchain hace posible una trazabilidad inviolable de los datos y de su uso. Así, dentro de los servicios prestados, sería recomendable añadir un seguimiento detallado de todo lo que la empresa realiza para cada usuario y quién lo hace. El valor percibido por equipo interno y usuarios externos es claramente muy superior.

Automatización robótica de procesos (RPA)
La automatización puede aplicarse a diferentes áreas de la empresa farmacéutica.

Por un lado, en la atención al cliente para ser más eficientes en un entorno altamente cambiante como el que nos ha dejado la pandemia, con picos de uso masivo, pero con escasos recursos para soportarlos. La reciente posibilidad de integrar la automatización robótica con modelos predictivos aporta un gran valor en la resolución de ciertos procesos como es la ya habitual predicción de la demanda, pero también la aplicación de escenarios what-if o la explotación en tiempo real de la ruta de abandono de clientes en tareas automatizadas.

Por el otro lado, la automatización inteligente añade analítica avanzada y captación de datos en origen con dispositivos IoT, sensores RFID o reconocimiento de imagen, por ejemplo. Añadiendo machine learning se pueden generar escenarios predictivos y prescribir acciones concretas dentro del árbol de decisión que sustenta todo RPA, ampliándolo significativamente.

No es necesario empezar con grandes iniciativas de automatización RPA. Un primer uso habitual es aplicar a los procesos administrativos para automatizar el registro de documentos mediante un robot que se integra con el ERP, por ejemplo, con los tediosos y obligatorios trámites con AEMPS.

Inteligencia artificial para tratamiento de enfermedades
El tiempo resulta crucial en el tratamiento de patologías. Las nuevas tecnologías ayudan a acelerar los diagnósticos a partir del tratamiento de imágenes. Combinando algoritmos de reconocimiento visual (computer vision) e inteligencia artificial, se puede ayudar a identificar enfermedades con gran acierto desde una simple app, apoyando a los profesionales humanos y evitando que se conviertan en auténticos cuellos de botella.

Cada organización farmacéutica 4.0 tiene la ventaja de poder adaptar la tecnología de reconocimiento visual a su ámbito concreto. Se puede personalizar y configurar para interpretar múltiples datos visuales, sean de materiales, muestras, personas o de animales. Tras el entrenamiento inicial, el ahorro de tiempo resulta significativo a corto plazo, además de aumentar progresivamente el nivel de precisión.

Cambiar para seguir innovando
Muchas más innovaciones tecnológicas de las que hemos visto seguirán llegando al sector farmacéutico, como a todos los demás. Se producen constantes mejoras y se desarrollan nuevas aplicaciones que obligan a adaptar procesos internos para dar un mejor servicio. Apostar por abrazar este goteo de avances requiere también de un cambio de cultura.

La conclusión es que, gracias a la tecnología, las organizaciones pueden liderar el cambio que, irremediablemente, se produce en todos los sectores. Retrasar o evitar la introducción de la tecnología en el ADN de la empresa es una forma de alejarse del camino del éxito tanto como de los clientes. La industria farmacéutica no puede quedarse atrás y debe adaptarse primero internamente y después transmitir hacia fuera su capacidad de innovación y optimización.

Las empresas que hemos visto acompañaron el cambio tecnológico con uno organizacional y ya tienen en su cultura la disposición a escuchar las posibilidades que ofrecen y a adoptarla para así seguir adaptándose a los imprevistos que puedan surgir en este año.