Demuestran mayor efectividad de la quimioterapia en el cáncer de testículo. Un nuevo estudio comprobó que es más segura y menos tóxica que la radiación.

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
03 Jun. 2008
Demuestran mayor efectividad de la quimioterapia en el cáncer de testículo. Un nuevo estudio comprobó que es más segura y menos tóxica que la radiación.

En el más grande estudio sobre cáncer testicular hecho hasta el momento, se demostró que una sola dosis de quimioterapia es igualmente efectiva que la radioterapia, pero menos tóxica. De acuerdo a esta reciente investigación, después de cinco años los pacientes en un estadio inicial de seminoma que recibieron esa única aplicación de carboplatino, redujeron hasta un 78% el riesgo de desarrollar un tumor en el otro testículo. El anuncio de los resultados del ensayo fue uno de los principales realizados aquí durante la 44a. Reunión Anual de la Sociedad de Oncología de los Estados Unidos, el congreso de la especialidad más importante del mundo, que formalmente termina este mediodía pero que ayer por la tarde ya vivía un clima de despedida.

El ensayo clínico en 1.477 pacientes de 14 países --que se realizó entre 1996 y 2001 y cuyo seguimiento se prolongó hasta el año pasado-- concluyó que esta terapia es segura, efectiva y de menor toxicidad que la radiación, que es el tratamiento estándar utilizado hasta ahora. El seminoma afecta especialmente a hombres de 20 a 39 años, y es la forma más común de cáncer de los varones de entre 15 y 34 años, según el Instituto del Cáncer de los Estados Unidos, que también señala que es más frecuente en hombres blancos, en particular entre los de descendencia escandinava.

Tim Olivier, profesor emérito de oncología del Hospital St. Bartholomew's de Londres y principal autor del estudio, dijo en su presentación: "Estos trabajos muestran que una dosis de quimioterapia con sales de platino tras una intervención quirúrgica para extirpar el testículo afectado es una nueva y más segura alternativa a la radiología para los pacientes afectados por un tumor precoz de testículo que prefieran un tratamiento más breve". Según el especialista, "la elección individual se está convirtiendo en un factor muy importante para determinar la mejor terapia para pacientes con cáncer testicular. Hemos visto lo mismo en cáncer de próstata, donde hay un número de opciones de tratamiento igualmente eficaces".

Participaron en este estudio clínico 1.477 pacientes afectados por seminoma, un tipo de cáncer testicular que en la mayoría de los casos se cura con cirugía seguida de radioterapia. De ese total, 573 pacientes elegidos al azar fueron tratados con una dosis de quimioterapia a base de sal de platino durante una única visita de una hora al hospital. La dosis de medicación varió de acuerdo al funcionamiento renal de cada uno. El segundo grupo, de 904 pacientes, fue sometido a un tratamiento radiológico diario durante dos o tres semanas.

Después de cinco años, la recurrencia fue similar en ambos grupos (5% y 4%, respectivamente), pero los pacientes que recibieron quimioterapia resultaron un 78% menos propensos a desarrollar un tumor en el otro testículo que quienes se sometieron a terapia de radiación.

Aunque los efectos secundarios fueron bajos en todos ellos, los hombres que habían recibido radioterapia reportaron niveles más altos de letargo cuatro semanas después de iniciado el tratamiento.

Lo que viene ahora, dijo el profesor Oliver, es la realización de nuevos estudios con vistas a determinar la posibilidad de evitar la extirpación del testículo, mediante la extracción quirúrgica del tumor y de los tejidos sanos que lo rodean, seguida por una única dosis de quimioterapia para aquellos pacientes en los que el cáncer sea lo suficientemente pequeño.


Cardiovascular