Autorizan a Philip Morris la venta del dispositivo IQOS en EEUU

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto
Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
14 May. 2019
Autorizan a Philip Morris la venta del dispositivo IQOS en EEUU

Pese a los avances en la lucha contra el tabaquismo, 480.000 es el número oficial de personas que mueren anualmente en Estados Unidos por efecto de los cigarrillos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) del Gobierno estadounidense ha optado por la teoría del mal menor, aunque reconozca abiertamente que el daño sigue siendo idéntico.

Para consternación de la inmensa mayoría de expertos en el sector sanitario, la FDA ha autorizado a Philip Morris Internacional (PMI) la venta en EEUU del IQOS, un artilugio electrónico también conocido como “el Marlboro del siglo XXI”, que es la marca con que se comercializará.

PMI, la mayor tabaquera del mundo, introdujo por primera vez este dispositivo en Japón en el 2016 y hoy se distribuye en 47 países. Sin embargo, el espaldarazo que supone esta autorización no sólo le abre las puertas a uno de los mayores mercados, sino que le confiere el aura de legalidad.

El IQOS no desprende humo ni deja cenizas. Se acabó el mal olor de la ropa, las quemaduras en las camisas o el peligro de dormirse y provocar un incendio, ironizan sus defensores. A diferencia de los e-cigarettes, su tecnología permite fumar tabaco –por lo tanto, tiene nicotina– sin combustión, sin quemarlo, sólo calentándolo, lo que genera un vapor.

Así que es tóxico y adictivo como los cigarrillos, cuestión que no niega ni Philip Morris. Mata igual, sí, pero de manera más suave. La empresa defendió que, pese a contener niveles de nicotina similares al humo, ese vapor es “considerablemente menos pernicioso” que los emboquillados tradicionales al reducir en un 90% las sustancias malignas.

La regulación
Aunque lo autoriza, el IQOS deberá llevar el mismo aviso de peligro que las cajetillas. “Inhalar sustancias químicas y toxinas en los pulmones siempre supone un riesgo”, apostilló Erika Sward, de la American Lung Association, en declaraciones al The New York Times.

“La decisión del regulador de autorizar el IQOS es un paso importante para unos 40 millones de fumadores estadounidenses”, replicó André Calantzopoulos, director ejecutivo de PMI. “Algunos lo dejarán, muchos más no”, precisó en su testimonio.

Algunos sostienen que la presión del lobby tabaquero ha ayudado a tomar esta decisión. Philip Morris y su distribuidora, Altria, han luchado dos años por esta luz verde, mientras observaban la expansión de los vaporizadores sin tabaco.

La FDA despejó suspicacias y argumentó su decisión en un comunicado. “La agencia determina que autorizar estos productos en el mercado estadounidense es apropiado para la protección de la salud pública. Entre otros factores clave, este producto provoca menores o bajos niveles de algunas toxinas que los cigarrillos de combustión”

No obstante, esta agencia alertó en su razonamiento de que, aunque se permita su venta en el país, esto no significa que sea un elemento aprobado para la salud por la FDA. “Todos los productos de tabaco son potencialmente peligrosos y adictivos y aquellos que no los consumen deberán continuar sin hacerlo”, precisa el comunicado.

La FDA señala que este mecanismo deberá incluir las etiquetas de aviso similares a las de las cajetillas habituales. Esta circunstancia contradice los intereses de la empresa, que mantiene una pugna para poder publicitar que el IQOS reduce el riesgos de enfermedades vinculadas al tabaco.

“La autorización no significa que estos productos sean sanos”, remarcó el director de la FDA, Mitch Zeller. Esta administración ha sido muy criticada debido al incremento de los jóvenes que usan los vaporizadores. Hace menos de un mes que el anterior comisionado, Scott Gottlieb, dejó la FDA. 

Gottlieb había defendido los e-cigarettes, aunque cambió de posición al ver la adicción adolescente. No pocos muestran preocupación por la coincidencia de esa marcha y esta autorización. Zeller advirtió a PMI que el permiso es revisable en caso de detectar que los menores caigan en el tabaquismo por el IQOS. 

En las audiencias de examen, la compañía se comprometió a vigilar para evitar esa situación y aseguró que se etiquetará “sólo para fumadores”. Su credibilidad quedó en entredicho en esas jornadas a causa de su historial de engaños para esconder la evidencia de que los cigarrillos provocan cáncer.

“Todo esto es una estafa”, dijo en aquel examen Stanton Glantz, activista antitabaco. “Lo que vemos –indicó– es una repetición de los viejos cuentos de los cigarrillos light o bajos en nicotina que, en términos de salud, son igual de perjudiciales”.

Respiratorio  



Deja tu comentario

Nombre
Email

Enviarme un email cuando alguien conteste a este tema.
Por favor, indica un email válido. Si no deseas recibir una alerta por email cuando alguien conteste a este tema desactiva la casilla superior.
Comentario:
Has introducido muy poco texto.

 Cambiar código
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.
Código:
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.




PMFARMA se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere fuera de tema, ofensivos o que atenten contra la integridad de personas físicas o jurídicas. PMFARMA no hace ningún uso de los datos facilitados en este formulario más que prestar el servicio de notificación de alerta.