La digitalización, la internacionalización y la adaptación al nuevo modelo de consumidor, los grandes retos que nos plantea la pandemia de la COVID-19

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Noviembre 2020
La digitalización, la internacionalización y la adaptación al nuevo modelo de consumidor, los grandes retos que nos plantea la pandemia de la COVID-19
Por
Joan Permanyer. Presidente. Laboratorios Ordesa.

El sector farmacéutico tiene un papel clave en cómo afrontar la actual pandemia por COVID-19. Durante estos meses las compañías hemos tenido que demostrar nuestro compromiso con la salud de las personas y nuestro carácter más solidario para contribuir en el bienestar conjunto de la sociedad en los momentos más críticos. Las perspectivas de futuro pasan por la colaboración con las distintas entidades del sector para lograr una recuperación económica que nos permita crecer y continuar desarrollándonos, para afrontar los grandes retos que se nos presentan.


La pandemia de COVID-19 está siendo, sin lugar a duda, uno de los desafíos más exigentes a los que nos hemos enfrentado en las últimas décadas no solo desde el sistema sanitario español, sino también desde la industria, el sector servicios o la sociedad en su totalidad.

Desde nuestro sector hemos abrazado la responsabilidad y confianza que nos han depositado para garantizar el suministro de alimentos infantiles y otros bienes de primera necesidad. En nuestro caso, como laboratorio especializado en nutrición, desde el primer momento establecimos una estrategia para garantizar el suministro de todos nuestros productos esenciales, especialmente para la alimentación infantil y los complementos alimenticios para diferentes necesidades de los niños y otros segmentos de edad y mantener la actividad necesaria en nuestras instalaciones, garantizando todas las medidas de higiene y seguridad para nuestros propios colaboradores.

En nuestra compañía, como siempre hemos hecho, hemos querido estar también en estos momentos de dificultad al lado de las instituciones públicas, ante quienes nos hemos mostrado a su entera disposición, con una comunicación fluida y constante. Desde la Fundació Ordesa promovimos la donación de mascarillas de protección y guantes de nitrilo al Ministerio de Sanidad para la protección de los profesionales sanitarios, cuando precisamente escaseaban los medios de protección, al inicio de la pandemia.

Desde estas líneas quiero reconocer, una vez más, el esfuerzo y dedicación de todos los profesionales sanitarios y me gustaría subrayar el papel de las oficinas de farmacia a lo largo de toda la pandemia. Los farmacéuticos han demostrado su dedicación por los ciudadanos día y noche, y han estado en primera línea de batalla. Un papel principal que deberán seguir jugando en las transformaciones que nos traerá esta pandemia, como uno de los primeros eslabones del sistema sanitario, y de los más accesibles y cercanos para la ciudadanía, que constituye uno de los mejores modelos del mundo.

También quisimos estar junto a los pacientes afectados, especialmente junto a los grupos más vulnerables, como las personas mayores, con la donación de más de 12.000 suplementos nutricionales de nuestra marca FontActiv que se distribuyeron entre los pacientes hospitalizados en el hospital de campaña que se instaló en IFEMA y pacientes de residencias de personas mayores.

La salud de las personas en primer lugar
Si algo nos ha enseñado esta pandemia es que la salud de las personas debe ser lo primero. En Laboratorios Ordesa ha sido nuestra premisa para estar junto a los pacientes y profesionales sanitarios, contribuyendo a mejorar su salud y su seguridad en aquello que estuviera en nuestra mano. Y con nuestros empleados velando también por su salud y bienestar. Fomentamos el teletrabajo en todas aquellas posiciones que fuera posible durante el confinamiento y, a medida que hemos podido volver presencialmente a nuestras oficinas, hemos adaptado todas las medidas de protección y prevención que nos han ido indicando las Autoridades Sanitarias. Hemos realizado un esfuerzo enorme en medidas de seguridad y en la formación sobre las mismas a todos nuestros colaboradores, con sesiones formativas y mensajes recordatorios con nuestra imagen corporativa (el “pollito de Ordesa”), que se ha puesto también una mascarilla como forma de representar el compromiso de todos nosotros en la lucha contra la COVID-19, en esta situación tan excepcional.

Hemos reconocido el compromiso y esfuerzo de nuestros empleados, tanto de fábrica como de mantenimiento y almacén, quienes, incluso en los momentos más duros del confinamiento durante la pasada primavera, han continuado desempeñando sus funciones con la mejor de las disposiciones para mantener la actividad productiva y poder seguir suministrando durante la crisis sanitaria alimentos infantiles que, como hemos dicho, son productos esenciales. A ellos, como agradecimiento, les gratificamos con un extra de 300€ en la nómina del mes de abril, como una muestra de gratitud y reconocimiento por su esfuerzo, compromiso y solidaridad.

Aprendizajes y perspectivas de futuro
Ahora que llevamos unos meses conviviendo con esta pandemia, disponemos de más información y de nuevos aprendizajes que nos permitirán mirar a la nueva realidad con una visión y una perspectiva de futuro renovada. Hemos aprendido que la colaboración entre todos no sólo es posible, sino que la suma nos hace más fuertes, y que será juntos como podremos trazar un plan de recuperación que pueda impulsar las economías europeas y la española, ahora tan dañadas.

El sector sanitario, con todos los eslabones de su cadena, tendrá un papel fundamental en esta recuperación. Como ya han indicado las entidades oficiales que agrupan al sector farmacéutico, apoyamos firmemente un diálogo para aplicar las lecciones que nos deja esta pandemia, impulsando las alianzas y promoviendo nuevas formas de trabajar. El objetivo no es otro que fortalecer nuestro ecosistema de investigación, aumentar nuestra capacidad de recuperación, ofrecer mejores resultados para cuidar y garantizar la salud de los ciudadanos e impulsar la recuperación económica.

Se nos presenta un futuro más o menos largo, en el cual deberemos aprender a convivir con la COVID-19 u otras posibles pandemias. Como se ha demostrado, la digitalización, la personalización como nuevo modelo de acercamiento al consumidor y la expansión a otros mercados serán fundamentales para la evolución económica en un mundo global, del que como nos ha demostrado este virus, nadie es ajeno.

La digitalización es el presente y el futuro. La pandemia nos ha ayudado a aprender otras formas de trabajar, de relacionarnos entre nosotros, de estar más cerca de los profesionales sanitarios y de los consumidores, pero es un reto que las compañías debemos acelerar y consolidar. Esta digitalización se aplica a otras áreas como es la de la inteligencia artificial, que será un punto clave en nuestra evolución como industria y, también, como seres humanos, y con la que se podrán desarrollar nuevas formas de fabricar productos sanitarios, o diagnosticar enfermedades.

Obviamente, nos dirigimos a la digitalización asociada a los modelos de negocio en los que el e-commerce tendrá un papel fundamental. Hemos de ofrecer nuestros productos y servicios a los consumidores para satisfacer sus necesidades allí donde se encuentren. En Laboratorios Ordesa nuestros productos se comercializan en España y en otros más de 20 países de los cinco continentes. Las ventas internacionales representan un 50% de la facturación de la compañía. Asia, con China a la cabeza, es un país al que mirar, ya que además de ser la segunda potencia económica internacional, se ha transformado en el segundo mercado farmacéutico más grande del mundo, por detrás de Estados Unidos.

Esto nos lleva a otro de los grandes retos del sector: la internacionalización. Esta crisis es quizás el mayor evento global desde la Segunda Guerra Mundial, al que todos los países se han tenido que enfrentar y que nos sitúa en un escenario internacional donde debemos actuar de forma conjunta y coordinada.

Por último, si en los últimos años veníamos experimentando que los ciudadanos cada vez eran más conscientes del cuidado de su salud, el COVID-19 ha aumentado la concienciación sobre la importancia de vivir de una forma más saludable. Esto hace surgir un nuevo modelo de consumidor o paciente más empoderado, cada vez más comprometido con su salud, que demanda nuevos modelos de atención y servicios más personalizados, no solo desde el punto de vista de tratamientos sino desde la prevención, y que contemplen no solo la vertiente física sino también la perspectiva de la salud mental y emocional. La personalización y el papel protagonista del usuario es, por tanto, una de las claves hacia donde se deben orientar las tendencias de nuestro sector.

La incertidumbre actual nos impide ver el final de esta gran crisis global. Probablemente tendremos que aprender a convivir con el COVID19 hasta que exista una vacuna y tratamientos farmacológicos efectivos y seguros. Mientras, debemos vivir el presente con responsabilidad y solidaridad, ya que no lograremos superar las dificultades si no actuamos todos juntos como sociedad. Y debemos mirar al futuro con el impulso y el conocimiento que nos han brindado las lecciones aprendidas para poder salir reforzados.