50 y tantos…¿y qué?

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Febrero 2020
50 y tantos…¿y qué?
Por
Marianella Muñoz, Valentina Rolla y Marta Goded. Kurasana labs.

¿Qué es lo que nos pasa? ¿Por qué un candidato de 50+ es desechado en manera automática? La humilde opinión de las que escriben este artículo es que nos estamos equivocando de medio a medio.


¿Cuál es el valor más importante de una empresa? Entendemos que en este punto no hay discusión y que es el equipo humano;  “Las mejores cosas en los negocios no se alcanzan por una sola persona, sino por un equipo de personas” decía Steve Jobs.
Pero ¿qué es el equipo humano?

¿Es una lista de edades? ¿De CV´s? ¿De Títulos? O es más bien una colmena de ideas, ¿capacidades, actitudes, entusiasmos …?

Es una lista de experiencias. Y cuanto más heterogénea mejor. Es fantástico poder contar con Juniors trabajando codo con codo con seniors. El entusiasmo y espontaneidad del recién incorporado al mundo laboral se mezclan de forma natural con la serenidad, experiencia y “vista de pájaro” del veterano. Si el equipo es talentoso, esta es la fórmula perfecta, eficaz, eficiente y explosiva.

Sin embargo, el mercado laboral está obsesionado con la juventud. Ofertamos vacantes limitando la edad. ¿Por qué?
¿Qué es lo que le pasa al profesional que cumple 50 años? ¿Se le borra todo el conocimiento por arte de magia?

Os vamos a contar nuestra experiencia en la creación de equipos heterogéneos en cuanto a la edad.

1.- Si contratas a alguien de cierta edad, tendrás a un empleado fiel y agradecido porque su objetivo ya no es demostrarse algo a si mismo subiendo rápidamente en el organigrama de la  empresa, sino transmitir su experiencia a la generación que le sigue.

2.- Muy probablemente te de sus últimos años de profesional con el entusiasmo del recién incorporado al mundo laboral. Porque a todos nos gusta ser útiles. 

3.- Tiene tiempo.  Sus hijos se han ido de casa, por la noche duerme, hace deporte, vacaciones relajantes… no tiene una carga importante de trabajo en casa como los más jóvenes que todavía tienen hijos pequeños.

4.- Aporta no sólo ideas, sino también comparte experiencias vividas que pueden ser usadas como “Best Practices” para el resto de compañeros. 4.-La seguridad y tranquilidad que muestra ante un imprevisto hace que el resto del equipo se calme. Atraen a la conciliación y al buen clima laboral porque equilibran la energía y la inestabilidad del joven

5.- Es el referente, el mentor seguramente, del compañero más joven. Y el joven se atreve a consultarle sus dudas e inquietudes porque no está compitiendo con él, no tienen los mismos objetivos

6.- Son profesionales francos que lo único que piden es que se les deje demostrar que “no están caducados” por lo que te dicen lo que piensan sin miedos a “tachones en su CV”.

7.- Y por último pero muy a tener en cuenta en pequeñas empresas o start up, es que la compañía podrá acceder a un gran talento a un precio que jamás podría haberse pensado en otras edades.

¿Señores a qué esperamos? Nos estamos perdiendo lo mejor de nuestra cartera.